TERAPIA PSICOLÓGICA

ADOLESCENTES Y JÓVENES

La adolescencia es una de las etapas más difíciles y conflictivas de la vida y no solo afecta al joven sino que repercute en la dinámica de toda la familia.

El período de pasaje entre la niñez y la adultez está cargado de ansiedades, dudas, rebeldías, que muestran la caída de las figuras parentales como imagen de la verdad, y la construcción de nuevas realidades que van a ir definiendo la identidad de la persona. Además, los cambios fisiológicos y las nuevas relaciones llevan al/a la joven a enfrentarse a nuevas preguntas y nuevos desafíos relacionados con la sexualidad, tema en el cual los padres normalmente no tienen las herramientas para acompañarl@.

En éste período no solo el mundo del adolescente se siente afectado sino que repercute en la dinámica de toda la familia. La falta de capacidad de empatía y comprensión de los otros miembros del grupo, y la necesidad de mostrarse independiente, genera enojos y rebeldías en el/la joven que hace difícil el trato y las relaciones.

Normalmente son los padres los que sienten la necesidad de que su hij@ acuda a una terapia, no porque la persona esté enferma, sino para que un profesional pueda acompañarl@ en esta etapa conflictiva de la vida y pueda aportarle instrumentos y respuestas a las situaciones nuevas que se le presentan.

Cuando esto pasa, se suele realizar una primera consulta GRATUITA con los padres para que el psicólogo pueda valorar con ellos si el problema requiere una intervención psicoterapéutica y, en caso de ser necesaria, de que tipo.

Si se decide comenzar, hay dos formas de proceder: Se puede hacer una trabajo para el adolescente de manera indirecta, donde el terapeuta da pautas o indicaciones concretas A LOS PADRES sobre cómo actuar con el/la joven y sus situaciones problemáticas, o sugerencias sobre cómo atraer a su hij@ a terapia. O se puede realizar una terapia donde el psicólogo trabaja directamente con EL ADOLESCENTE de manera individual, señalando que es importante y obligatorio que exista también una supervisación con al menos uno de sus padres o tutores durante todo el proceso. Por ello el trabajo individual debe estar acompañado de charlas orientativas para los padres, en donde se irá informando el avance del proceso terapéutico del menor. Pero, y esto debe quedar muy claro, lo que el adolescente habla y trabaja con el psicólogo de ninguna manera es transmitido a los padres, forma parte del SECRETO PROFESIONAL.

Si eres adolescente y no encuentras respuestas a muchas preguntas o situaciones por las que estás pasando y te es difícil hablarlo con tus amig@s o con tus padres, te recomiendo hacer una consulta gratuita conmigo. Si eres madre o padre, y te descubres sin herramientas para ayudar a tu joven hija o hijo que está atravesando una etapa difícil en la que está sufriendo, realizar una consulta gratuita conmigo va a permitirte bajar el nivel de ansiedad y a encontrar una manera de comprender su situación y acompañarle.


Si tienes alguna pregunta o te interesa realizar la primera consulta gratuita contacta conmigo: